Colaborar para aprender

Durante el curso 2013-2014 nos empezamos a plantear que, junto con las medidas de disciplina, era necesario desarrollar nuevas estrategias para mejorar la convivencia, contando con la implicación de los propios alumnos/as. Partíamos del convencimiento de que la ayuda y la colaboración entre compañeros/as ante situaciones de dificultad eran elementos esenciales, no solo para su propio aprendizaje, sino también para conseguir un clima adecuado en el centro.

En ese contexto, durante en el curso 2014-2015 pusimos en marcha el programa “Colaborar para aprender”, que pretende ayudar a los alumnos/as a abordar de manera colaborativa y pacífica las dificultades y los problemas que puedan surgir en el ámbito escolar. Inicialmente se dirigió al alumnado de 1º y 2º de ESO y se ha ido ampliando hasta llegar a abarcar los cuatro cursos de ESO.

Los/as alumnos/as colaboradores/as son seleccionados por sus propios compañeros/as de clase y luego reciben una formación específica para desempeñar con eficacia su actividad. El alumnado integrado en esta red de ayuda, con valores positivos y solidarios, se compromete a colaborar con sus compañeros  y a  intervenir cuando surge un conflicto, siempre dentro de un marco de respeto y confidencialidad.

Además en el proyecto participan los tutores. Cada profesor/a se responsabiliza de un grupo de alumnos/as colaboradores y estos mantienen relación directa con el tutor/a asignado, comentándole a lo largo de la semana los problemas que puedan haber surgido en su entorno.

Este proyecto es muy beneficioso para el centro puesto que ayuda a prevenir muchos conflictos a la vez que permite crear un clima de convivencia en el aula en el que la ayuda se convierte en un instrumento elemental de la convivencia.